Cuando se visita La Coruña, lo que más deleita y maravilla a sus visitantes, son sus hermosas playas, e impactantes vistas, pero llega la hora de comer y no se sabe donde saciar el hambre, sin golpear al bolsillo, pero disfrutando de deliciosos platos. ¿A dónde acudir? El Mirador de San Pedro, resulta una buena alternativa.

Y es que este es el nombre que ostenta un restaurante ubicado en el Monte de San Pedro, en A Coruña. Por supuesto, debes ya imaginar que las vistas que ofrece de la ciudad y las playas son casi de infarto. Sobre todo, su ubicación estratégica frente a la Torre de Hércules. Que para quienes saben de historia, significa mucho para la zona.

Y es que se trata de un faro- torre, pero no de cualquiera sino uno de una antigüedad establecida en el siglo I. Además, es el único faro romano y con más antigüedad a nivel mundial, y podrás observarle mientras consientes a tu paladar.

Recuerda, que para eso viniste en principio. Asi que concéntrate en el menú, ya habrá tiempo entre platillos para admirar el paraje. El restaurante, es una buena opción para acudir en familia, ya que incluso posee en sus instalaciones externas un parque infantil.

A la hora de decidir que comer, se recomienda probar: los platos de atún rojo, como el Tartar o el ceviche, Jamón Ibérico de Bellota al Cort, Ensalada de Canónigos, Bacon, Tomate y Huevos Roto, Pulpo Braseado,y los diferentes platos de meluza. Para vegetarianos, hacen ajustes al menú, además de ofrecer: Carta Fata de Verduras.

Los postres, son un verdadera delicia, sobre todo muy acordes para ser degustados por chicos al igual que grandes y otros más exclusivos para adultos: Tarta de Mousse de Chocolate, Tiramisu de Limon c/Helado de Aguardiente, y Sorbete de Limón al Vodka.

Además de ello, ofrece una sección de cafetería, donde podrás degustar estos postres, en pequeñas porciones, helados y tablas de quesos artesanos. Una opción también, es la que ofrecen para las cenas románticas, que ofrece un muy completo menú de degustación, a un precio atractivo por persona. (39 Euros, la última actualización).

Como siempre, la última palabra la tienes tú, con tu visita y degustación. Ya luego vendrán los comentarios.

Este restaurante, que orgullosamente ostenta su estrella Michelin de 2011, 2012, 2013, 2014, 2015, y 2016, ofrece al comensal una gran variedad de platillos, autóctonos de la zona, con materia prima regional y de buena calidad. El servicio, muy ordenado y amable. Todo esto enmarcado en un ambiente con vistas al mar, que sin duda alguna ofrecerá una de las mejores experiencias a quien le visite.

Empecemos por describir su locación, ubicada en el Paseo Marítimo Alcalde Francisco Vázquez, en A Coruña.las vistas marítimas que se pueden observar, le agregan un maravilloso toque romántico y veraniego que bien atrae a la clientela. Además, cuenta con un patio interior muy cómodo y agradable, que se encuentra privado a los ojos de los despistados caminantes del lugar.

Con respecto a la comida, ofrece además de pedidos a la carta, un menú degustación, con atractivas opciones que varían según la temporada y a discreción de la administración del lugar. La comida, se destaca por frescura y sabor, dado que procuran no precocinar nada, sino preparar todo al momento de ser pedido.

En la cocina, regida por el gran Iván Domínguez,  los platillos realmente merecen ser probados, pero destacan por encima de muchos: huevas de besugo y navajas con wasabi. Sopa de tomates verdes, preparada bajo la moderna y arriesgada modalidad de usar  nitrógeno liquido.

Ente los pescados, el Bonito con sopa de tomate y gazpacho. Bogavante a la llama con salsa americana exprés y hojas de hinojo marino. El mero. Y si de postres se trata, apartada mención merece su flan con huevos camperos y leche cruda y el Milhojas de hojaldre casero con merengue y frutos rojos.

No obstante, dado que su menú es tan cambiante, es posible que se encuentren otras opciones disponibles en el momento en que le visite. Particularmente, me parece que su comida y atención es impecable, aunque le falta ese toque de encanto y brillo, que uno pudiese esperar de una estrella Michelin.

A considerar para su visita, los domingos en la noche, lunes y martes todo el día, permanece cerrado.

Si por razones laborales, de paseo de fin de semana o mejor aún, por una vacaciones extendidas, has decidió visitar la Capital de Galicia, Santiago de Compostela, entonces debo recomendar que visites el restaurant O Sendeiro. Y es que en este rinconcito gastronómico, disfrutaras de una buena representación de la comida gallega.

Este lugar, tiene como locación una hermosa casa de piedra de más de 300 años de antigüedad, que cuenta una historia hermosa por sí misma. Y es que según las leyendas del lugar, por esa zona para aquella época, vivía un lugarteniente con su hija, quien se enamoró de un joven pobre, entonces su padre mandó a construir esta casa para mantenerla recluida y que olvidara al chico en cuestión. De allí que la calle lleve por nombre “Del Olvido”.

Ahora bien, aunque no conocemos el desenlace de esa historia de amor, si les puedo comentar que si deciden comer en O Sendeiro, ustedes también serán cautivados y quedaran prendados no sólo por la locación, sino también por la buena atención, la relación precio/calidad y el sabor inigualable de sus comidas.

Posee un área de bar, en el cual se pueden disfrutar de tapas y degustar vinos, ideal para pasar el rato con amigos o incluso solos. Luego, se halla el comedor principal habilitado para atender hasta a 26 comensales, además de contar con reservados para grupos mayores. Su terraza, es verdaderamente una delicia para el relax y la vista.

Pero como, en un restaurante lo que más importa es la comida, debo de reconocer que aunque el sabor es toda una experiencia para el paladar, bien podrían aumentar un poco las porciones y en cuanto las opciones de la carta, son pocas aunque eso sí, aceptan recomendaciones fuera de ellas.

Los platillos más destacados del lugar son: queso a la plancha, croquetas de chorizo, el Carpaccio de pulpo,  risotto con verduras. De postre, son especialidades de la casa, pero recomiendo el brownie de chocolate con avellanas y helado y el pastel de queso.

Y si quieres llevarte un trocito de la comida de O Sendeiro, puedes pasar por el Rincón Gourmet. Y decidir entre dulces, vinos, miel y otra variedad de exquisitos productos autóctonos de Galicia. Recuerda, se encuentra localizado en Rúa do Olvido 22 de Santiago de Compostela.